Qué entendemos por dedicar? Cuando decimos, que hacemos una acción para dedicarla a un mejor porvenir para un familiar o un ser querido, en realidad, ¿qué estamos haciendo? ¿Qué estamos generando en nuestra mente, en nuestro corazón y en nuestra esencia?, ¿Cuándo fué la última vez que dedicaste un sacrificio o una acción a una mejor causa que tú?

 

Y ¿qué pasa cuando andamos por la vida haciendo sin ningún sentido, y haciendo por hacer, sin dedicar eso que hacemos, a una intensión más grande que nosotros?. ¿Alguna vez has sentido la sensación de para qué estás en este mundo y para qué sirve tu vida? Esa sensación de vacío, de falta de sentido ¿que tan frecuentemente te invade?

Hemos avanzado tanto en comodidades y tecnología que al parecer es lo único en lo que ponemos la mente; ¿qué nuevo modelo de auto ahora quiero?, ¿cómo quiero tener esa casa?, ¿qué nuevo viaje voy a emprender?, ¿qué nueva compu o celular quiero comprar?…, todo en nuestra mente es ¿cómo me voy a complacer yo?, y si a caso, ¿cómo voy a complacer materialmente y cómodamente a mi familia? Y aquí viene la pregunta más relevante: ¿qué sentido le dá a mi vida lo material y las comodidades? Realmente cumplen una misión mas allá de mi? Estoy contribuyendo a un bien común?. Cuando dedicamos, en realidad lo que hacemos es salirnos de nosotros mismos para servir a otros. Una acción tan sencilla como ofrecer un trato amable, una sonrisa puede ser la diferencia de pensar en la felicidad del prójimo y salirme un momento de mi ego. El apego a nuestro ego nos aisla y nos distancia, mientras que soltar nuestra mente hacia el bien estar ajeno nos permite practicar la humildad y la entrega al otro. Esa simple acción nos hace recordar que formamos parte de un todo, que nos complementamos el uno al otro y que no estamos separados, que el bien estar del otro me trae paz y armonía; y que mi prescencia es esencial en esta vida.

Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, nunca se borra. Anónimo

Solamente una vida dedicada a los demás merece ser vivida.    Albert Einstein 

 

Al final de tu vida solo tres cosas importan:

Lo mucho que amaste, lo bondadoso que fuiste y la felicidad con que dejaste ir lo que no era para ti. Buda

 

Laura Alcalá Oliver

Coach de negocios acreditado por la AIAC, WABC y Coach Ontológico certificado por Newfield Network. Egresada de la FCA UADY. Experiencia en manejo de negocios propios y puesto de gerencia mercantil de cadenas comerciales. Imparte talleres y conferencias para mejorar la calidad de vida en el trabajo y comunicación efectiva. Defensora del medio ambiente y protección a los animales desamparados. Propietaria y asesor del despacho de seguros “Alcalá-Oliver y asociados”. Colaboradora y conductora en el programa de radio “Fórmula en los Negocios” transmitido por Radio Fórmula.

A %d blogueros les gusta esto: